Las ciencias ambientales y sus múltiples retosLas ciencias ambientales y sus múltiples retos

El pasado 24 y 25 de mayo en la ciudad de Nueva York se realizó el coloquio America Latina- Estados Unidos diálogo de saberes  organizado por  el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales –CLACSO y  The New School. El coloquio se genera con el objetivo de encontrar un espacio de intercambio, dialogo y articulación entre investigadores y grupos de investigación pertenecientes a la región de  America Latina. Partiendo de algunas ponencias sobre desigualdades en Estados Unidos y America Latina, Cuba, America Latina vistas desde Estados Unidos y viceversa, además de diferentes comisiones de trabajo donde investigadores discutían sus procesos e ideas de investigación, nace un sin número de inquietudes y comentarios que desearía compartir con ustedes. Puesto que la temática podría ser un poquito extensa para poderlo abordar en un solo artículo, quisiera dedicar  en el presente a las conclusiones generadas en la comisión de trabajo Medio Ambiente y sociedad al que participe activamente.  En el futuro artículo, por consiguiente,  intentaré explorar algunas ideas interesantes comunicadas en los paneles para un análisis general o macro entre las condiciones, conexiones y desarticulaciones presentes en nuestro continente cuando nos referimos a la interacción de un país como los Estados Unidos y una región tan plural como es la región de America Latina.

Dentro de la comisión de trabajo de Medio Ambiente y sociedad, durante dos días, se expusieron diferentes ideas y resultados de proyectos de investigación.  Con el trascurso del tiempo y  a medida que iban avanzando las exposiciones, los participantes empezaron a evidenciar algunas disonancias y arduas discrepancias que son evidentes cuando se empieza a estudiar lo ambiental como objeto de estudio. La discusión más que una posición intransigente y  de frustración fue más una notoria preocupación generalizada en donde después de más de 50 años en hablar de lo ambiental y después agregar que es necesario tener un enfoque interdisciplinario  (la interrelación y dialogo entre diferentes disciplinas) no es todavía visible la integración entre las disciplinas mal llamadas “blandas” provenientes de las ciencias sociales  y las “duras” provenientes de las ciencias exactas  para la compresión de la problemática ambiental. Fue notorio por consiguiente, que ningún proyecto pudiera contener claramente dicha interdisciplinariedad. ¿Cómo abordar las dinámicas sociales y culturales cuando se esta haciendo predicciones sobre el nivel freático a propósito de las variaciones que se podrían generar por el cambio climático?. ¿En qué parte se encuentra la población y sus dinámicas culturales en dichas predicciones? O ¿cómo es posible que podamos hablar de realmente un conocimiento científico verídico de lo ambiental si muchas veces lo ambiental puede caer en ideología o en movimiento y reivindicación de injusticias sociales? Fueron muchas de las preguntas y criticas que surgieron en la comisión de trabajo.

Pero no solo el déficit metodológico interdisciplinario fue evidente dentro de la exposiciones presentada por los investigadores de la región, también fue evidente y como factor común la denuncia de la desarticulación entre la institucionalidad y la población civil que se presenta en America Latina. Cuando se realizan proyectos macro o decisiones de alta ingerencia gubernamental es notoria, acorde a los resultados arrojados por los investigadores de la comisión de trabajo, la casi invisibilización de la comunidades a las cuales dichas políticas van a encausar dicho “mejoramiento”. Pareciera que la ciencias ambientales   también enfrenta esa desarticulación entre lo macro y lo local. ¿Como hacer que los gestores ambientales, los cuales actúan a la luz del conocimiento recogido durante estudios de investigación de la problemática ambiental, puedan incluir las problemáticas ambientalmente sentidas por las comunidades de base y traspasarlas y darles su real importancia para la toma de decisión a nivel regional o nacional?.

Entendiendo que cada territorio tiene sus singularidades y particularidades pero ¿Como el gestor ambiental va a consignar dichos diversos modelos de acción en un plan de desarrollo o en una política pública nacional, sabiendo que las decisiones de las instituciones democráticas actuales son tomadas más desde  opiniones de expertos internacionales?.

En definitivas más que respuestas y definiciones elaboradas por  parte de los investigadores de la comisión de trabajo Medio Ambiente y sociedad, lo que quedo en definitiva fue inquietudes y preocupaciones sobre los múltiples retos que arrojan las ciencias ambientales en la actualidad. En una comisión de trabajo en donde se reflejaron las individualidades de cada investigador, en donde pareciera que cada investigador o grupo de investigación es un mundo aparte con sus múltiples conceptos e ideas,  en donde la articulación y puentes de comunicación entre unos y otros necesitaría replantear en si mismo la forma de generar conocimiento, en donde la ciencias ambientales siguen todavía en construcción, en donde se duda hasta en la misma forma de racionalizar.